CREATIVIDAD Y UNA PELÍCULA DE SUPERHÉROES

A poco más de dos meses del tan esperado estreno de la versión de la “Liga de la Justicia” del director Zack Snyder — o Snyder Cut — en la plataforma HBOMAX, la polémica que ha rodeado a este blockbuster desde el inicio de su producción original en 2016, no cede e incluso se intensifica. ¿Las razones? las decisiones creativas tomadas por los ejecutivos de Warner Brothers.

Dave Trott — leyenda de la publicidad británica y mundial además de autor de libros sobre pensamiento creativo como One Plus One Equal Three o recientemente The Power of Ignorance — sostiene como una de sus principales líneas de pensamiento, que la producción creativa debe fluir “contracorriente” con respecto a las tendencias de la industria innovando y creando productos y contenidos, enfocados en las grandes audiencias y no en la minoría de críticos, jueces de festivales y ejecutivos, puesto que de seguir la tendencia en lugar de incentivar la innovación, se previene y se bloquea el pensamiento y la producción creativa. En el caso de la realización de la película team up de los superhéroes más populares de Detective Comics, es justamente lo que terminaron haciendo los altos ejecutivos de Warner, reaccionando tempestivamente ante las opiniones adversas de los “críticos profesionales” de cine que no “vieron” en el tono y la atmosfera que el director Zack Snyder proponía para el universo cinematográfico de DC Cómics, la fórmula creativa que había estado desarrollando Marvel Estudios desde 2008, y por lo tanto, la tendencia de la industria y del género de superhéroes en Hollywood.

Después de más de tres años de una intensa campaña de activismo digital en donde millones de fans del director estadounidense de cintas como 300, The Watchmen, Dawn Of The Dead y Man Of Steel lograron que finalmente Warner diera luz verde al estreno del Snyder Cut en uno de los episodios que marcarán la historia de la industria cinematográfica, hoy, aún después del buen recibimiento por parte de la audiencia y de la critica especializada de la versión del director, los ejecutivos del estudio continúan empujando la dirección creativa, hacia un tono y atmosfera que en lugar de crear su propia estética y narrativa creativa — algo ofrecido por Snyder -, busca concretar la adaptación de la fórmula de Marvel privilegiando antes que la innovación, el copy paste — incluso contratando a algunos de los directores del MCU — de un concepto original que con el paso de los años, se ha convertido en lo establecido dentro del género.

Por supuesto la industria del cine es un negocio y por tal naturaleza, las y los directivos de los principales estudios buscan que las inversiones en sus diferentes productos cinematográficos reditúen en ganancias más allá de lo invertido, sin embargo al menospreciar el proceso creativo, las y los mismos directivos ponen en riesgo el éxito de sus productos puesto que, la naturaleza de dicha industria, es primariamente la artística, y el arte está ligado estrechamente con la innovación y la creatividad la cual, es inherente a la naturaleza humana.

De lo sucedido con el Snyder Cut podemos rescatar que las audiencias consumen los grandes productos comerciales del séptimo artes siempre y cuando estos, ofrezcan también, una propuesta innovadora y creativa cuya formula se reinvente frecuentemente y esté dirigida principalmente hacia las grandes audiencias y no solo, hacia un grupo selecto de directivos y “creativos” cuya motivación principal, es la comercial y no la artística y creativa. Moraleja: dejemos a las y los creativos crear y vendamos esa creatividad, vendamos y popularicemos la creatividad dejando a las y los creativos crear.

Comunicólogo y publicista por la FCPyS UNAM. Metalhead.Consultor en comunicación política y estratégica. Creativista, progresista y cinéfilo.

Comunicólogo y publicista por la FCPyS UNAM. Metalhead.Consultor en comunicación política y estratégica. Creativista, progresista y cinéfilo.